Historia y hábitos del alcohol en la publicidad española

La publicidad sobre bebidas alcohólicas es posiblemente la menos tabú de todos los temas tabú en publicidad. Al igual que el tabaco, el alcohol no siempre ha sido un tema tan difícil de tocar, sino que son leyes y regulaciones modernas las que hacen del alcohol un tema tabú en la actualidad.

Como decíamos el alcohol nunca tuvo problemas para anunciarse hasta 1994 cuando entro en vigor la ley sobre restricciones en la publicidad de televisión. En esa ley, que aún sigue en vigor con alguna modificación, se especifica que no se permite anunciar por televisión bebidas alcohólicas que superen los 20 grados.

Esta ley está orientada siempre hacia el consumo responsable, y sobre todo a que los menores de edad no comiencen a consumir bebidas alcohólicas antes de alcanzar la mayoría de edad.

Debido a esta restricción en televisión que es el medio que más audiencia tiene y el que se lleva la mayor porción del pastel publicitario, las grandes empresas de bebidas destiladas han tenido que mover sus publicidades a otros medios como internet que todavía no tienen esa regulación.

En algunos países de la Unión Europea la publicidad de bebidas alcohólicas de alta graduación está prohibida incluso en internet, pero siempre nos referiremos a España. Internet es eminentemente un medio de comunicación en el que una gran parte de los usuarios son de una edad joven. Las empresas de bebidas destiladas han sabido ver esa oportunidad y han fomentado mucho el consumo de sus productos entre la gente joven.

Gracias al fenómeno del botellón, evento que se da en toda España cada fin de semana, que consiste en alcanzar un alto nivel de embriaguez debido a la ingestión de bebidas alcohólicas en un periodo corto de tiempo las empresas junto con una adecuada publicidad han conseguido adoptar un segmento de la población al que antes no tenía acceso. Se ha creado la “cultura del alcohol” y el mito de que los jóvenes no pueden divertirse sin consumirlo.

Este fenómeno está tan asentado que no hace falta ya el esfuerzo de las empresas de bebidas alcohólicas de seguir impulsándolo. Incluso el gobierno y asociaciones contra la drogadicción ha notado que esto empieza a convertirse en un problema para la sociedad joven española y ha potenciado las campañas en contra del consumo irresponsable de alcohol, con el lema “el tiempo que le dedicas al alcohol se lo quitas a todo lo demás”.

El problema claramente está en que actualmente los adolescentes empiezan a salir antes por la noche a ambientes que no son los que les corresponden, y por lo tanto empiezan a beber antes, ya que gracias a la tradición que se ha asentado en estos últimos 20 años ambas cosas van de la mano.

Se podría llegar a decir que se les ha ido de las manos, ya que algo que comenzó como un método para que la gente joven no comenzara a beber antes y para fomentar el consumo responsable, al final por intentar esconderlo se ha vuelto mucho peor, llegando a convertirse en una costumbre entre los jóvenes españoles todos los fines de semana.

También cabe resaltar que España es un país donde el consumo de alcohol está muy aceptado, ya no como explicábamos antes con los jóvenes sino en todas las edades. La frase “tomamos una caña” es usada de manera muy general. Y de hecho ese comportamiento no es el perjudicial, el perjudicial es el que se intenta advertir, el consumo irresponsable.

Y si nos preguntamos: Si es un producto que solo daña la salud, ¿Por qué se vende? El problema está como no en el poder de las grandes empresas que andan detrás de las marcas de las botellas. El gobierno prohíbe una parte bastante grande como es la televisión para fomentar un consumo más responsable, pero mientras por el otro lado gana muchísimo dinero en impuestos con cada botella de alcohol que se vende.

Por otro lado, también debemos hablar del alcohol que está por debajo de la franja límite para poder anunciarse en televisión de los 20 grados. Estos son sobre todo los vinos y las cervezas. He decidido hablar finalmente de ellos porque también forman parte del mundo de las bebidas alcoholicas, aunque será brevemente y solo para abarcar todo.

En España la cultura del vino es larga y amplia ya que contamos con muchas bodegas de gran nombre. El vino es sinónimo de cultura para la sociedad y no se ve como un producto que haga mal a nadie, de hecho está muy extendida la frase de: “el médico me ha recomendado una copa diaria de vino”. Además el vino se ve más como un acompañante en la comidas que otra cosa. Los anuncios de vino suelen orientarse hacia la calidad y elegancia por lo que se le ve como un producto positivo. Al poder anunciarse en televisión se puede posicionar hacia donde le interesa y ser mejor visto que las bebidas destiladas, que insisto tampoco son mal vistas.

Sin embargo la mayor parte de la publicidad en televisión de bebidas alcohólicas va destinada hacia la cerveza, ya sea internacional, nacional, rubia, negra, tostada o de trigo la cerveza en todos sus aspectos es la bebida alcohólica más socialmente aceptada en todo el mundo. Esto llega a tal punto que en algunos países incluso casi se considera más un alimento que una bebida alcohólica en sí, como por ejemplo en Republica Checa.

La cerveza se ve como la bebida que consumes cuando estas con los amigos o como algo para relajarte después de un día cansado. Al tener poca graduación no se la ve un producto que dañe la salud y la publicidad la presenta como algo maravilloso. Con unas grandes cantidades de dinero invertidas y con famosos patrocinándola, la cerveza es un producto cada día más aceptado. Aunque también se advierte que se debe beber con moderación, ¿Quién sabe si en unos años también quedarán fuera de la publicidad en televisión? y pase lo mismo que con las bebidas destiladas en internet.

Somos una sombra de lo que fuimos

En un principio este trabajo pretendía abordar la relación del tabaco y el alcohol con la publicidad y desentrañar si era ético vender estas sustancias siendo que no se pueden publicitar. También pretendía investigar en los inicios de la publicidad sobre tabaco y alcohol para saber a partir de qué momento la publicidad comenzó a impulsar su consumo.

Después de un tiempo escribiendo, documentándome y pensando sobre el tema veo que no es que el alcohol, y el tabaco tengan una simple relación con la publicidad, sino que el tabaco y el alcohol existen únicamente por la publicidad.

Cuando hablamos de alcohol no nos referimos a cervezas, que son bebidas de baja graduación, que siguen un proceso de fermentación para su elaboración, un proceso al fin y al cabo natural. Nos referimos a las bebidas destiladas de alta graduación, las que su consumo con o sin moderación daña nuestro cuerpo.

Es decir ambas sustancias consumidas en gran o pequeña medida dañan nuestro cuerpo, es cierto que existe la costumbre de beber en grupo para celebrar eventos, pero es únicamente porque las marcas han sabido insertar sus productos dentro de ese ambiente haciendo que sean prácticamente imprescindibles.

Todo esto fue potenciado con muchísima fuerza desde los años 50, y aunque hoy en día nos cuidamos mucho más, sus efectos aún perduran en la sociedad de manera residual en el tabaco y de manera alarmante en el alcohol, ya que cada día en España los jóvenes comienzan a beber antes.

Image

Ejemplos como este, en el que recomiendan que para el dolor de garganta lo mejor es fumarse un cigarrillo, son los que en su día calaron enormemente en la sociedad, ya que lo que dijera la publicidad era prácticamente un mandato divino.

Image

O como este otro en el que se utilizaban niños para vender bebidas alcohólicas de alta graduación con un alto nivel de azúcar. Lo último que faltaba es que tu propio médico te recomendara fumar.

Image

En definitiva, no se puede entender que hoy en día fumemos o bebamos sustancias que nos hacen daño sin explicar las acciones que realizó la publicidad hace 50 años. Lo que hoy en día hacemos es un producto residual de lo que nos inculcaron cuando la publicidad era un dios que no se podía cuestionar.

¿Por qué?

En el post anterior hablábamos del tema de investigación y tratamos más en profundidad el tema del tabaco, contando un poco su historia en la publicidad. Hoy nos separaremos de ese tema y tocaremos otro más importante.

El tabaco y el alcohol son sustancias que fueron descubiertas por el hombre y comenzaron a comercializarse hasta llegar a lo que son hoy en día. Al principio quizá pudiera entenderse más, pero en una sociedad como la de hoy, que se supone mucho más preocupada por su salud y conoce los peligros de consumir estas sustancias muchísimo mejor que en épocas pasadas. La pregunta es: ¿Por qué fuma y bebe el ser humano?

El ser humano fuma por una simple cuestión: la nicotina que llevan los cigarrillos. Realmente a nadie le gusta fumar, el sabor del humo es desagradable y debería repelernos si no fuera por la nicotina que llega a nuestro cerebro tras una calada. De esto se dieron cuenta los investigadores de las tabacaleras en plena guerra con los médicos para determinar si su producto era nocivo u no. Es decir a principios de la comercialización masiva del tabaco.

Al darse cuenta de que la nicotina era una droga que generaba una adicción comparable a la de la heroína se vieron en apuros, pensando que tildarían a su producto como una droga y lo prohibirían como otros tantos que aparecían y prohibían en esa época.

Entonces se les ocurrió una idea, sus cigarrillos eran muy buenos, así que: ¿por qué simplemente no quitarles la nicotina? El producto sería el mismo pero no tendría el riesgo de ser prohibido. Decidieron probar sus cigarrillos sin nicotina en una pequeña población de los Estados Unidos.

Los resultados fueron abrumadores, todo el mundo tiró sus cigarrillos atribuyéndoles que ese día sabían a rayos, las tabacaleras tomaron nota y callaron. Da igual lo que pasara después, las tabacaleras siguieron comercializando su producto a sabiendas que a la gente no le gustaba fumar, los cigarrillo vendidos ese único día en ese pueblo eran exactamente iguales que todos, pero sin nicotina, esa era la única diferencia.

Así que esto nos deja una conclusión, a la gente no le gusta fumar, le gusta la nicotina, y le gusta por ser una sustancia altamente adictiva.

Entonces ¿por qué el hombre fuma?, fuma porque ese día las tabacaleras se callaron, ese y otros tantos días, permitiendo insertar hasta la medula el hábito de fumar en la población. Potenciando su producto con publicidad que maquillaba el tabaco y lo ofrecía con un elemento necesario para tener glamour, en una época que la publicidad tenía un poder ilimitado muy parecido al principio de acción-reacción de Newton.

Pero el hombre no solo fuma por las tabacaleras, también tienen la culpa los gobiernos, que aún hoy en día a sabiendas de lo perjudicial que es para las poblaciones siguen sin prohibirlo por la gran cantidad de dinero que ganan en impuestos. Aunque, ¿es solo por el dinero? La respuesta podría ser no, ya que más de la mitad de los fumadores son menores de 30 años que creen que hacen bien fumando y que fuman porque les gusta fumar. ¿Quizá el hábito de fumar se ha estandarizado tanto que se ha convertido en un derecho imposible de quitar a la población? Puedes quitarles la Educación, la Sanidad, el Empleo, pero ¿puedes quitarles el tabaco?

Pasando al tema del alcohol, lanzamos la pregunta: ¿Por qué los seres humanos beben alcohol? El alcohol, es muchísimo más viejo que el tabaco, ya los egipcios fermentaban cebada y obtenían cerveza, miles de años antes de que se descubriera el tabaco por parte de los europeos y mucho antes de que se comercializara.

El alcohol a diferencia del tabaco tiene muchas formas diferentes con a su vez muy diferentes graduaciones. Las más bajas estas muy aceptadas y muy presentes en la sociedad actual y está demostrado que con moderación no son malas ya que son bebidas fermentadas y la fermentación es un proceso natural. Sin embargo hablaremos de las bebidas destiladas de alta graduación.

Estas bebidas se suelen beber por la noche en bares o cuando se sale para divertirse, con la intención de desinhibir el cuerpo y olvidar los problemas. Está extendido que el tabaco es peor que el alcohol. Es cierto que el tabaco mata muchas más personas que el alcohol, pero eso no significa que sea mejor que él.

Si ponemos las dos sustancias al mismo nivel es mucho más nocivo el alcohol que el tabaco. Es decir tú puedes fumar durante todo el día, pero no bebes durante todo el día, probablemente bebes una vez a la semana o incluso menos. Si bebieras durante todo el día no podrías realizar ninguna actividad, y al poco tiempo morirías de cirrosis o de intoxicación.

Con esto quiero dejar claro que aunque el alcohol tenga mucho más tiempo que el tabaco y esté más aceptado socialmente sigue siendo una sustancia muy dañina para el cuerpo humano. Aunque si la preguntas es: ¿Por qué se bebe?, la respuesta es porque es un convencionalismo social. Está demasiado aceptado para cambiarse, las celebraciones siempre se bañan con alcohol. Todo esto lo ha potenciado la publicidad como ya veremos más adelante, pero realmente es una característica intrínsecamente humana, se ha bebido desde siempre, y eso ético o no, es algo difícil de cambiar.

Enfoque y primeras impresiones sobre la investigación

Comienzo con este post un nuevo trabajo de investigación que consistirá en evaluar la ética que existe en lo relacionado con la publicidad en los medios de productos como el alcohol y el tabaco.

En la actualidad prácticamente no vemos publicidad de bebidas alcohólicas y mucho menos del tabaco, sin embargo estas dos sustancias son perfectamente legales para las personas mayores de edad y su consumo está totalmente permitido excepto en algunos lugares públicos y dependiendo de si es alcohol o tabaco.

La pregunta que me hago es: ¿Por qué no se puede publicitar abiertamente el tabaco y el alcohol, si es un producto de consumo habitual en muchas personas?, y en el caso de que la respuesta a esta pregunta sea que es perjudicial para la salud y que los niños no deberían verlo lanzamos otra pregunta: ¿Por qué si no se puede publicitar se puede vender?

En mi opinión todos los productos que puedan ser comprados legalmente por el público deberían poder ser publicitados si se quisiera, es decir yo creo que sería lo más coherente. Aunque como no estoy aquí para hablar de mi opinión comenzare esta serie de post partiendo de la premisa de que para saber lo que pasa actualmente se debe conocer lo que paso anteriormente.

Por este motivo comentaré por separado, ya que son casos completamente diferentes, la historia del tabaco y el alcohol en la publicidad para que podamos comprender las decisiones que se fueron tomando y que fueron restringiendo su participación en el mundo de  la publicidad hasta lo que es hoy en día. Además también valoraremos la ética de esas decisiones.

Todo empezó en 1880 cuando James Bonsak, un inventor americano, ideó la manera de fabricar una máquina capaz de elaborar unos cien mil cigarrillos al día, hasta ese momento el tabaco era un lujo poco rentable para una gran empresa, sin embargo a partir de ese momento empezó a generar cantidades indecentes de dinero, ya que la gente fumaba al ritmo que la máquina de Bonsak producía.

Imagen

Las tabacaleras tenían un grandísimo poder y gracias a eso consiguieron desprestigiar todas las investigaciones científicas en contra del tabaco y además escondieron cualquier prueba de que el tabaco era dañino para la salud. Desde el punto de vista ético esto es deplorable, ya que engancharon a la población a una sustancia cancerígena sin que nadie supiera nada. Pero desde el punto de vista económico era fantástico, y desde ese punto fue desde el que lo pensaron.

Además utilizaron una publicidad como la que podemos ver en las fotos para reforzar la conducta del fumador habitual. Una publicidad bastante cuestionable desde el punto de vista ético.

Imagen

Las tabacaleras necesitan personas que fumen para poder continuar con el negocio, por eso utilizaron una publicidad que partía del punto de los sentimientos y acudía a lo emocional para conseguir nuevos fumadores. La publicidad subliminal fue uno de sus fuertes dentro de las campañas que realizaban, es posible que no esté totalmente demostrado que la publicidad subliminal sea realmente eficaz, pero la intención era convencer a la gente de que fumara sin que ellos mismos supieran que los estaban posicionando hacia el tabaco y eso es ilícito y está muy lejos de ser un comportamiento ético.

Conforme los estudios médicos avanzaron y el mundo tuvo el conocimiento real de que fumar era perjudicial para la salud los gobiernos de los países más desarrollados fueron aprobando leyes contra el tabaco. Ante este problema las tabacaleras tiraron por donde pudieron, siendo uno de sus mayores logros conseguir patrocinios deportivos en su mayor parte relacionados con el mundo del motor.

Imagen

Hoy en día existen leyes muy restrictivas con el tabaco en la mayor parte del mundo desarrollado, por  lo que el objetivo actual de las tabacaleras para conseguir mantenerse es el tercer mundo, sin embargo es extraño que existan tantas restricciones y en ningún país se haya prohibido la venta de esta sustancia. En los próximos post profundizaremos mucho más en el tema y también abarcaremos el del alcohol, otra sustancia permitida y sin embargo también vetada en la publicidad, aunque no tan fuertemente como el tabaco.

Responsabilidad Social Empresarial, ¿ventaja o genocidio de los débiles?

El otro día asistí a una interesante charla sobre la responsabilidad social empresarial en Europa, impartida por Juan José Cubero, profesor de la Universidad de Zaragoza.

En esta charla se tocaron temas relevantes como: la transparencia o la responsabilidad social y sus efectos en Europa.

El profesor Cubero definía la responsabilidad social empresarial como “una herramienta, es decir un medio para conseguir las cosas, ya que todas las empresas se cimientan en las personas”. Él decía que “la responsabilidad social debe ser una integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores”.

Ósea tiene que ser algo voluntario que salga de las empresas, no debe ser nada obligado porque si no, no puede existir.

La RSE es un sistema integrado de gestión responsable aplicado en las empresas bajo los enfoques económicos sociales y ambientales para asegurar la competitividad y rentabilidad de los negocios.

Se plantea la responsabilidad social como un medio para hacer las cosas desde un punto de vista ético para poder mejorar la manera de gestionar la empresa, integración del medioambiente, salud laboral, i+d+i etc.

Bien, llegado a este punto todo es perfecto, ya que supone grandes mejoras para las empresas y los trabajadores que hay en ellas. En los países europeos más desarrollados estas técnicas están muy avanzadas, lo que es bueno, pero hay un gran fallo en todo esto.

Estas empresas, en muchos casos grandes empresas están dejando de aceptar en su mayoría, productos o servicios de empresas que no cumple con la responsabilidad social, esto nos da varias cosas que pensar.

Lo primero, estas empresas no están cumpliendo sus propias normas, ya que estas iniciativas tienen que ser libres, y esto podría ser otro intento de mejorar el mundo a paladas, y lo único que conseguir es estropearlo mas. Por lo que se podría pensar que la responsabilidad social es una mentiraza que además de ser hipócrita, puede llegar a dañar otras empresas fuertemente, pongamos un ejemplo:

Una pequeña empresa de vinos de La Rioja, que exporta vino a Dinamarca, derepente la empresa extranjera dice que o la empresa cambia de política o no compraran mas vino, pongamos que los trabajadores trabajan diez horas al día ya que si no, no consiguen llegar a producir lo suficiente para vivir, bien con ese horario no se puede cumplir las condiciones de la empresa por lo que no podrá exportar mas lo que hará que no gane dinero y no pueda contratar mas trabajadores para cumplir las expectativas de sus clientes.

Este ejemplo no es tan raro, y esta política “social” de las grandes empresas puede hundir a las PYMES que viven de ellas, parece que el ser humano está condenado a vivir mal para que otros puedan vivir bien.

Para acabar me gustaría decir que la responsabilidad social es muy bonita, y todo suena muy bien, pero para este tipo de cosas hay que fundamentarse en que el ser humano es bueno, comprensivo y paternal, y como no es así, este tipo de cosas no se pueden dar. Quizá en un futuro espero que no muy lejano, todos seamos un poco mas humanos y este tipo de cosas se puedan dar.

EL PRINCIPITO SE PONE LA CORBATA UN LIBRO DE SUPERACIÓN PERSONAL

 La fabula “El principito se pone la corbata” nos explica una historia sobre la superación personal, el nombre es muy significativo, ya que la historia transcurre en el medio laboral y de los negocios, por  lo que aplica a la figura del principito, una persona inocente que ve todo con el corazón, la vida laboral.

 

Esta historia transcurre en una consultora, donde los trabajadores están “intoxicados” de problemas, estrés y demás males del siglo XXI. Todo esto termina cuando un nuevo empleado entra en la empresa, sus ideas innovadoras sobre las mejoras en la vida de los trabajadores gracias al autoconocimiento consiguen dar un nuevo enfoque a la vida laboral.

 

Esta nefasta situación ocurre en la gran mayoría de empresas de todo el mundo, los trabajadores dejan de tener fe, y llegan a un punto en el que no saben porque están ahí. Lo único que desean cada lunes es que llegue el fin de semana, y cobrar a final de mes.

 

Ese gran problema, el dinero. Lo único que preocupa a la gente es el dinero. Pero claro con la gran crisis que afrontamos, y este sistema capitalista que lo único que hace es crear mayor competitividad entre empresas, ¿que puede hacer el empresario medio sino intentar mantenerse a flote como pueda?    

 

Pues bien, la respuesta seria muy sencilla para el principito, arriesgada, pero sencilla, bien se sabe que sin riesgo no hay gloria, consiste en mejorar el lugar de trabajo y las condiciones de los trabajadores, ayudándolos a conocerse a si mismos, con el plan a medio plazo de que la empresa conseguirá incluso mejorar sus beneficios.

 

Actualmente este tipo de planes son muy difíciles de cumplir, ya que se ha impuesto un clima de total crisis de valores, en la que el trabajo se ha vuelto sinónimo de palabras tan pesimistas como: aburrimiento, desagrado, obligación, o monotonía. Llegado a un punto en el que se cuestiona la existencia de la felicidad.

 

Pero todo trabajador bajo toda esa capa de problemas, desconfianza, miedo y complejos se encuentra un gran potencial, que la gran mayoría desconocemos. La idea es sacarlo a la luz, darte cuenta de que después de tantos años contigo mismo no te conoces en realidad.

 

La forma de conseguirlo no es fácil, ya que hemos vivido muchos años en contrario a estas ideas, pero es mas sencillo una vez que te das cuenta que todas las respuestas están en tu interior y que todo lo externo no debe influirte.

 

El primer paso para cambiar nuestro entorno laboral es cambiarnos a nosotros mismos, consiguiendo una reconquista de nuestra propia actitud, consiguiendo volver a ver la realidad como los niños, que nos recuerdan nuestra incapacidad constante para ser felices, pero siempre de una manera madura y responsable.

 

Con la conquista del autoconocimiento llegaremos a la obtención de la felicidad, cuando conseguimos esto significa que nuestra actitud a cambiado y con ello nuestro entorno laboral.

Con la consecución de este objetivo nuestra vida se vera claramente mejorada en todos los aspectos, dejando tiempo y ganas para lo que realmente es importante en la vida, que ni muchísimo menos es el trabajo.

Image

 

Los metadatos

Gracias a la gran diversidad de las fuentes y recursos que hay en Internet, son necesarias formas para etiquetar, catalogar y clasificar los recursos de la Web para mejorar la búsqueda y recuperación de los datos y archivos. En esto es el lo que consisten los metadatos.

Un metadato es un dato estructurado sobre la información, es decir son datos sobre otros datos. Un fácil ejemplo podría ser un folleto sobre una ponencia, no esta ofreciendo datos sobre una charla en la que ofrecerán otros datos.

Los metadatos son datos que se pueden guardar y procesar por medio de un PC y se estructuran de la manera que permiten  la identificar, describir y clasificar un documento y  por tanto, también sirven para recuperarlos. 

Es difícil muchas veces diferenciar o distinguir los datos de los metadatos, ya que muchas veces los mismos datos son metadatos por ejemplo el titular de una noticia es tanto titular como noticia.

Existen muchos tipos de metadatos cada uno con sus propios esquemas identificadores. Dependiendo de la clase de metadato que sea, pueden ser sobre información de los datos, sobre su estructura, sobre un aspecto determinado, etc.

Los metadatos sirven para mejorar el flujo de trabajo, ya que permiten cambiar los datos de un formato a otro, para eso los metadatos describen la estructura y contenido de los datos.

Pueden almacenarse dentro de las bases de datos (sobre bases de datos pinchar aquí) con una referencia al documento, o incluirlos dentro del propio texto.

Sus aplicaciones son extensas, desde la recuperación de la información hasta su uso por agentes de software, en lo que entran firmas digitales, derechos de propiedad o trabajos bibliometricos de toda clase.

Una buena herramienta que ofrece un plano donde se muestran la mayor parte de los metadatos que existen es Metamap, esta aplicación muestra la red de datos que existe en diferentes colores para distinguir los distintos aspectos de los metadatos que hemos explicado antes como: organización, distribución, archivos, etc. http://metamap.nlm.nih.gov/

 

 Image